Saltar al contenido

¿Qué son las férulas de descargas?

Una férula dental es un aparato que se utiliza para proteger los dientes y sus estructuras de soporte de los daños causados por el rechinar o apretar los dientes. La férula puede tener la forma de un protector dental nocturno o una férula oclusal.

Ferula dental
Férula adaptada a tu dentadura
Índice

Las férulas nos protegen del bruxismo

El apretamiento o rechinamiento de los dientes, también denominado bruxismo, puede producirse cuando el paciente está despierto o dormido.

Se ha informado de que el 20% de los adultos practican el bruxismo cuando están despiertos, mientras que el 8% lo hacen cuando están dormidos. A veces, se piensa erróneamente que la disposición de los dientes en la boca, o la oclusión, es la responsable del bruxismo. En realidad, la causa principal es el estrés -tanto durante la vigilia como durante el sueño- y se entiende que el bruxismo del sueño es un trastorno relacionado con el sueño. En el bruxismo del sueño, el cerebro provoca la activación y contracción de los músculos que abren y cierran la mandíbula. Por lo general, esto ocurre justo antes del inicio del sueño de movimientos oculares rápidos (sueño REM).

Apretar y rechinar los dientes de forma crónica puede causar un uso excesivo de los músculos que controlan la mandíbula inferior, lo que provoca dolor en esos músculos. La carga sobre la propia articulación también puede provocar cambios en el interior de la articulación, lo que provoca dolor y una apertura limitada de la boca.

El dentista te aconsejará en la necesidad de la férula

El rechinar y apretar los dientes de forma crónica puede acabar provocando trastornos temporomandibulares (TTM). Los TTM son un grupo de afecciones que afectan a los músculos que controlan el maxilar inferior, la articulación de la mandíbula (articulación temporomandibular) y las estructuras de apoyo. Se ha comprobado que el tratamiento conductual es eficaz para los pacientes que padecen TTM. Se trata de reducir el estrés y hacer que el paciente sea consciente de los momentos del día en los que puede apretar o rechinar los dientes inconscientemente, como cuando está delante del ordenador o estudiando, o cuando se enfrenta al estrés en el trabajo.

Si sus dientes muestran un desgaste que indica que puede estar apretando o rechinando los dientes por la noche, su dentista puede recomendarle un protector dental nocturno. Los protectores nocturnos evitan que los dientes superiores e inferiores entren en contacto mientras duermes, lo que los hace muy eficaces para proteger los dientes de daños mayores.

Si sufres un TTM, tu dentista puede sugerirte un protector nocturno o una férula oclusal. Otros tratamientos para un TTM incluyen el cambio a una dieta blanda, la reducción del estrés, la mejora del sueño, la evitación de movimientos extremos de la mandíbula como los bostezos, la aplicación de compresas calientes en la articulación y, en algunos casos, la prescripción de medicamentos antiinflamatorios o relajantes musculares.

A algunos pacientes se les puede recomendar una férula oclusal de tipo «estabilizador». Se trata de un protector acrílico delgado que se coloca en el maxilar superior y que puede ser blando o duro.

En este video, observarás como trabaja una férula:

Todos los tipos de férulas dentales distribuyen las fuerzas generadas por el bruxismo de forma equitativa entre los dientes superiores e inferiores, reduciendo la tensión muscular y la sobrecarga de las articulaciones. Sin embargo, no curan el bruxismo en sí y los pacientes pueden seguir apretando y rechinando los dientes por la noche.

Esperemos que tu dentista encargue la férula de descarga a nuestro laboratorio dental de Barcelona.

También te puede interesar

Configuración